martes , 28 junio 2022

Pensando en voz alta «Cómo pasar de lo absurdo en este caso y aprender del suceso»

Santo Domingo: La joven que circuló en las redes sociales en un video, haciéndose pasar por una mujer víctima de violencia de pareja, tocó las fibras sensibles de una sociedad que se está abriendo a la empatía frente a las personas que sufren violencia y en especial, sintiéndo la realidad de ver morir mujeres y hombres cada año, e hijos huérfanos en ocaciones de ambos padres, a causa de la violencia de pareja y contra la mujer.
Cuando un amigo me lo compartió, me dijo que no creía que era muy cierto. Le dije: puede que no lo sea, pero hemos visto mujeres víctimas reales de violencia, de diferentes estatus sociales y niveles educativos decir cosas similares.
De primera mano jugándolo como un caso real le dije: me parece que tiene algún rasgo de trastorno mental y hoy afirmo, daño emocional, por la exposición sostenida a la violencia. Habla como una mujer desempoderada, la que no ha tenido mayor educación, que lamentablemente no ve, o no tiene otra opción de vida fuera de ese hombre.

También le dije que en ese caso, el estado y las autoridades pertinentes le habían fallado. Porque el ministerio de la mujer, la fiscalía y salud pública, debían intervenir en un caso así, tan pronto se ventila y más a este nivel. Gracias a Dios pasados los días si intervinieron.

Para no reproducir el video, que considero es un absurdo, en sus palabras podemos encontrar las mismas realidades que encontramos en las consejerías y los casos que llegan tanto a la pastoral como a los centros de atención a la mujer. Ella retrató sin un fin educativo, la situación que vive una mujer atrapada en el círculo de violencia.

1-Autoculpa por la agresión «yo me lo busqué»
2-Aislamiento forsado «el no acepta que mis familiares y amigos me visiten»
3-El caso típico de un hombre con afecciones sicopatólogicas «me pega para sentirse bien».
4-Miedo e inseguridad «no se involucren cuando lo vean que me agreda, el puede quemar el barrio». Evidencia que esta amenazada, tiene miedo y no cuenta con protección y seguridad, además de que retrata una comunidad que intenta apoyar sin las herramientas adecuadas.
5- Habla de varios eventos anteriores de violencia, lo que indica la realidad de muchas mujeres. Después de un primer episodio el número y la forma de violencia va en aumento y se diversifica tanto en formas y frecuencia, como en la intensidad del dolor y daño que le causa.
6- Expresa codependencia «Yo lo amo así y no lo voy a dejar nunca» muestra el apego emocional al agresor, un indicador de que hay daños emocionales y apegos no saludables.

Pienso que podemos sacar algo bueno de aqui, partiendo de que ya para todos no es un caso real.

Lo que parece un chiste que provocó la risa de muchos es una realidad hablada que se vive en miles de hogares dominicanos y de América latina.

1-Debemos reconocer el peligro de viralizar este tipo de contenido en dos direcciones y la razón de por qué no debemos visualizarlos compartiendolos.

A- el video refuerza la tolerancia a la violencia, ya que muchos aseguran de manera errónea, que a las mujeres maltratadas les gusta que las agredan. Lo que estimula a que las personas cada vez más en este tipo de caso no intervengan.
B- necesitamos seguir educando a la población general para que no siga visualizando contenidos absurdos como este y deje de contribuir al morbo y al refuerzo de mitos , tabúes, actitudes y prácticas violentas, que al ser presentadas sin la orientación pertinente , contribuyen más bien a que sean reafirmadas socialmente.

2-La ocación ayuda mucho a sensibilizar y a reeducar a la población sobre la disculpa social. Es algo que en nuestra sociedad se esta practicando y creo que en este caso debería darse. Respecto a la joven considero debe disculparse públicamente con las mujeres víctimas y sobrevibiente de la violencia y con la sociedad a la que de alguna manera movió. Deberían darle la oportunidad de que valla a grupos de auto apoyo y comparta con las mujeres en una casa de acogida y vea de primera mano la realidad de tantas mujeres que viven en carne propia lo que ella cuenta, quizás desde afuera en su personaje y de este modo aprenda empatía.

Me voy más lejos, ojalá y alguna ONG o el mismo ministerio de la mujer, la apoye para que se eduque sobre el tema, haga monólogos y ese mismo que hizo, lo reenfoquen y usen para caracterizar las realidades de las mujeres violentadas y luego educar a partir de ello.

Ya bajando la voz, recuerdo el personaje del loco que estaba en las principales calles del país, quien en la búsqueda de escalonar artísticamente, contribuyó a sensibilizar a los hombres a no maltratar a sus parejas,con su caracterización de loco y su mensaje «vuélvete loco con tu mujer pero no la mate, amala» el cual anduvo por diferentes provincias del país presentando su personaje y sus mensajes de no a la violencia contra la mujer.
Les ánimo a que reflexionemos sobre estos puntos y compartamos esta relectura, para seguir generando consciencia crítica sobre un tema realmente neurálgico como la violencia de pareja, contra la mujer y de género el cual no debe ser visto como objeto de burla o lucro.

Por : Pastora Eunice Ramírez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *