jueves , 22 agosto 2019

Exdirector de la UASD Barahona afirma fumigar no garantiza eliminar mosquito Aedes Aegypti transmisor del dengue.

 

Barahona.- El ingeniero agrónomo Rafael Matos Féliz, exdirector de la UASD centro Barahona y experto en temas de medio ambiente, afirmó que por sí sola las fumigaciones implementadas por las autoridades no logran eliminar el mosquito Aedes Aegypti, responsable transmitir la enfermedad dengue y la chikungunya y, que, por lo tanto, no resultan del todo efectivas.

Matos Féliz, también, expresidente de la Sociedad Ecológica de Barahona (SOEBA), puso en “tele de juicio” las fumigaciones efectuadas por las autoridades para eliminar criaderos y el mosquito que transmite el dengue.

Afirmó que las medidas implementadas por las autoridades en zonas en donde el dengue hace estragos, consistente en fumigar para eliminar el mosquito Aedes aegypti, transmisor de la enfermedad y chikungunya, no resultan del todo efectivas.

Indicó que ese método de control no dará resultado en el tiempo, mucho menos a corto y mediano plazo, porque el ciclo de vida o biológico de los mosquitos no se rompe con ese esquema de control.
“Una hembra, que es la que chupa sangre, dura como adulta de 30 a 45 días y durante ese periodo puede ovipositar (poner huevos) 5 veces y llegar a poner entre 600 y 900 huevos en su vida”, expuso el profesor de biología en la UASD Centro Barahona.

Señaló que un aspecto que le da peso a su planteamiento es que a los barrios donde se realiza la fumigación, se efectúa en uno o dos días y “luego no se vuelve a pasar por la misma zona”.
Precisó que el mosquito hembra vuela apenas entre 80 y 150 metros cerca de su hábitat, “eso quiere decir que tendrá las nuevas camadas o poblaciones de mosquitos en los mismos lugares”.

“Además, las fumigaciones solo mata los insectos adultos alcanzados por el insecticida, pero los que están en fase de huevos, larvas o pupas no son afectados y son esas etapas del ciclo biológico, las que poblarán de nuevo las casas, patios y parques, en dos, tres, cuatro, o más días, luego de producirse la fumigación para eliminarlos”, afirmó.

Qué se requiere

Matos Féliz, a través de un escrito consideró que se hace necesario volver a fumigar en los lugares ya fumigados al menos tres y cuatro veces en un mes, una manera de romper el ciclo durante la época de apareamiento.

Además, señaló que otro tema relacionado con las fumigaciones, es el tipo de productos empleados para el control del mosquito transmisor.

Señaló que no es recomendable usar insecticidas “organofosforados”, debido a su peligrosidad para los humanos, peces y abejas, “aun así, las fumigaciones no son suficientes para controlar y disminuir la plaga de mosquitos”.

Consideró que la falta de un servicio eficiente de agua potable en las viviendas, es la principal causa de los criaderos caseros y aumento de las enfermedades y muertes, “porque conlleva a que en muchas casas tengan que almacenar agua en tanques, cacerolas y otros recipientes, que se convierten en incubadoras del mosquito”.

El académico, el presidente del Plan Estratégico de la Provincia Barahona (Planbá), sugirió integrar otras acciones en las que deben intervenir todas las instituciones, así como entidades de la sociedad civil.

Ve importante que juntas de vecinos, gremios, asociaciones, tomen parte “porque de todas las acciones, las más importantes tienen que ver con la prevención y la eliminación de los criaderos”.
Además, cree importante educar a los ciudadanos-as en el tema y que desde la dirección del Estado, promover la dotación de agua potable a las viviendas y no los negocios de agua al por mayor y al detalle, “como ganancias de unos pocos en oposición a la salud y derechos de los ciudadanos”.

Recordó que los Mosquitos una de las plagas más desastrosas y que, al menos, tres de ellos son globales: el Aedes, Anopheles y Culex, el primero, responsable de la transmisión de los virus del dengue, chikungunya, zika, así como de la fiebre amarilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *