REPÚBLICA DOMINICANA NECESITA MÁS LIDIO CADET

Tomado de Diario Azua.

Por Víctor Peña 
El 29 de abril se celebraro en todo el país el Día Nacional de la Ética Ciudadana, establecido por Decreto No. 252-05, en memoria a que un día como este pero del año 1876, llega a la presidencia de la República Ulises Francisco Espaillat, a quien se le reconoce como el padre de la Ética Dominicana.
Justo en el marco de esta celebración, hoy (miércoles) tuve la oportunidad de asistir a una Magistral Conferencia sobre Ética e Integridad, dictada por el Licdo. Lidio Cadet, Director General de la DIGEIG, en el salón Jesús María Troncoso del Banco Central y quedé gratamente impresionado de ver que nuestro disertante hablaba con el corazón sobre los valores éticos del ser humano, porque cree y vive eso.
Decía Cadet en una parte de su ponencia, que el valor de la honradez debe ser responsabilidad de todo ser humano, y que la ética no era una función exclusiva para un grupo, porque los valores éticos deben ser una obligación de cada ciudadano, de ahí que todo servidor público debe estar revestido de estas condiciones.
El servidor público según lo expresa el director de la DIGEIG, debe tener buenos valores morales, pero además debe estar desprovisto de esa apetencia que le impulse a servirse del país, porque debe ser todo lo contrario, su compromiso debe ser servirle al país.
Cuanta calidad Ética exhibe e inspira este señor y en qué momento nos llega, justamente cuando están en la palestra pública algunos casos de funcionarios gubernamentales con cuestionamientos de corrupción.
En la República Dominicana hay un problema serio en lo que tiene que ver con lo ético y lo moral, no solo en los gobiernos que hemos tenido, sino con las empresas privadas que en muchos casos han mostrado falta de integridad y lo hemos vistos fundamentalmente en la banca, con todas las quiebras y desfalcos de bancos privados en el país.
Creo firmemente que la república dominicana necesita de más personas con la reciedad Ética y Moral de Lidio Cadet, que sirvan de inspiración a funcionarios, empresarios y ciudadanos para que puedan ser más transparente en el desempeño de sus funciones independientemente del lugar donde estén.
De esta manera podremos algún día quizás disminuir la corrupción, que aunque para muchos no pasa de ser una percepción, en algunos casos es una realidad.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *