Sigue tráfico de niños desde Haití; no pueden ser devueltos sin sus padres

Ricardo Santana/ William Estévez
Dajabón

El tráfico de niños, niñas y adolescentes procedentes de Haití, sigue creciendo, principalmente al norte de la frontera.

Sin embargo, las autoridades dominicanas no pueden devolverlos a su país si no están acompañados de sus padres, dijeron al Listín Diario autoridades civiles y castrenses.

Principalmente en Dajabón y Santiago, la presencia de menores de origen haitiano crece. Estos menores deambulan las calles, pidiendo dinero y comidas a transeúntes y conductores.

Otros se dedican a jugar y con frecuencia protagonizan peleas armados de palos y piedras.

En muchas de esas peleas varios vehículos han resultado con los cristales rotos, pero la Policía dice que solo se limita a corretearlos porque no pueden apresarlos.

“No podemos hacer más nada, ni siquiera entregarlos a Migración, hay representantes de organismos que nos reprochan si lo hacemos”, dijo un oficial de la Policía en Dajabón, que encabezada una patrulla que perseguía a varios menores que se peleaban mientras jugaban dados.

Recientemente, el director del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront), general Sugar Frugis Martínez, declaró al Listín Diario, que los niños que son traficados desde Haití, si están acompañados de sus padres son devueltos junto a ellos.

No obstante, expresó que si entran solos los entregan a Conani y otros albergues infantiles, porque no pueden repatriarlos.

En Dajabón hay religiosos y representantes de organizaciones no gubernamentales que se encargan de recoger a los niños y adolescentes que deambulan las calles y los llevan a albergues.

Pero un representante de una entidad protectora de la niñez apostada en la frontera manifestó al Listín Diario que el problema es grave, pues mientras llevan a refugios a niños haitianos que deambulan las calles, otros entran y parece que es  de nunca acabar.

Autoridades militares contaron al Listín Diario que hay padres haitianos que cruzan sus hijos al lado dominicano y los dejan abandonados, alegando que aquí tienen mejor futuro y mejores perspectivas de vida.

Y que después que están en territorio dominicano es un problema para devolverlos.

Ocupan centros de diversión

Estos niños ocupan los centros de diversiones infantiles que han instalado autoridades en Dajabón y barrios de Santiago.

“Yo llevaba mis dos niños a un parque infantil, pero ya no lo hago, porque es perder mi tiempo porque los niños haitianos que deambulan las calles ocupan los espacios, pero reconozco que tienen derecho a la diversión”, proclamó al Listín Diario la educadora Rosa Estévez Bueno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *