Breaking News

Autoridades tras las pistas de haitiano vendió clerén envenenado

Los Cacaos, Haití. Las autoridades dominicanas y haitianas buscan a un haitiano a quien identificaron como Gerardo, señalado como la persona que vendió el clerén que mató a 15 personas y dejó varios hospitalizados.

A la búsqueda se han sumado los organismos de seguridad de Haití, así como los agentes del Centro de Seguridad Fronteriza (Cesfront)  y el organismo de inteligencia del Ejército dominicano.

El origen de la tragedia que ha enlutado a comunidades de las provincias Elías Piña, Dajabón y hasta de Santiago, estuvo en el mercando binacional que cada lunes se realiza en esta comunidad haitiana.

“Gerardo vino el domingo en la noche con dos tanques de clerén y el lunes en la mañana los vendió todo, fue mucha gente la que compró”, dijo un testigo.

Sostuvo que este hombre tenía varios años vendiendo clerén en el lugar “y nunca había pasado nada”, por lo que cree que esta vez se debió a un error de los suplidores.

En la noche del lunes los residentes en la comunidad Los Cercadillos. un pequeño poblado enclavado en la cima de la cordillera pero perteneciente al municipio de Pedro Santana, trataron de impedir la entrada de productos haitianos a los comercios locales.  “Los haitianos están trayendo de todo para los colmados de aquí. Pan, azúcar y otras cosas, que los niños van y compran y se las comen”,  dijo Carmen Arno Jiménez.

“Hoy fue el clerén y mañana pueden entrar cualquier producto dañando y matar mucha gente”, agregó

Pidió utilizar el Ejército para exigir que se cumpla con la ley e impedir la entrada de productos ilegales.

El alcalde de Pedro Santana, Hipólito Valenzuela, donde murieron las primeras tres personas, explicó que desde el primer momento han estado trabajando con las autoridades haitianas y del Ministerio de Salud Pública, y que en la zona se ha declarado un alerta para no consumir clerén y el que lo haya hecho acudir a un centro de salud.

Un rezador para Andrés
La primera víctima fue la señora Julia Contreras (Huila) el mismo lunes cuando bebió el clerén. Su hermano se sumó a los actos fúnebres, pero horas después murió en igual situación.

La población de Pedro Santana reacionó alarmada cuando al día siguiente murió su hijo Andrés, de 19 años de edad. Las muertes comenzaron a sumarse en todo los pueblos de la zona y entonces fueron relacionado a la ingesta del clerén que compraron en el mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *