Crece tráfico de niños y mujeres desde Haití

Ricardo Santana
Dajabón
Crece tráfico de niños y mujeres desde Haití

Niños, adolescentes y mujeres, muchas embarazadas, procedentes de Haití, se han convertido en blanco de los traficantes de personas en la frontera dominico-haitiana por la provincia Dajabón.

Muchos de esos niños y mujeres llegan a la ciudad de Santiago de los Caballeros, y a otros pueblos, donde pernoctan en calles y plazas públicas.

Pero también otros de los inmigrantes optan por dirigirse a otros destinos, como el Gran Santo Domingo, Puerto Plata, La Vega, Jarabacoa, la región Este y otras zonas del país.

Reporteros del Listín Diario observaron a varios haitianos que recientemente habían cruzado la frontera procedentes de Haití caminando por carreteras, callejones y montes de la zona fronteriza y el Noroeste, pero autoridades castrenses alegaron que mantienen la situación controlada.

Cesfront
El comandante del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront) en la provincia de Dajabón, coronel Narciso Madé Guerrero, recibió en su despacho a reporteros del Listín Diario, pero se negó a ofrecer estadísticas de los haitianos indocumentados que son devueltos a su país al ser sorprendidos cruzando la frontera.

El alto oficial castrense justificó su negativa, alegando que sus superiores inmediatos prohíben ofrecer declaraciones al respecto, para evitar choques de informaciones que luego pueden crear confusiones innecesarias.

Manifestó que la frontera cubre desde Monte Cristi (noroeste) hasta Pedernales (suroeste) y que por consiguiente, si ofrece estadísticas de la situación de la zona Norte de Dajabón, la Dirección Central del Cesfront, partiendo de otras informaciones proporcionadas del Sur, puede manejar otros datos, y eso provocaría cruces de informaciones.

“No estamos autorizados para hablar de esto, al menos que el Director General del Cesfront lo autorice”, advirtió.

Haitianos llegan de madrugada
Según pobladores de comunidades fronterizas, el mayor tráfico de haitianos, se produce entre las 11:00 de la noche y  las 3:00 de la madrugada, cuando la mayoría de la gente duerme.

Periodistas del Listín Diario, en su recorrido, observaron que muchos cuarteles de controles militares que operan en las zonas fronterizas del Noroeste con gran movimiento de vehículos y de personas,  han sido remodelados, pero la situación es distinta en otros lugares desolados y que muchas veces usan los traficantes de inmigrantes.

El punto de control militar de la comunidad El Puente, de Palo Verde, El Ahogado, de la fronteriza provincia de Monte Cristi, funciona en una destartalada casucha y solo hay dos soldados que vigilan en medio de extremas precariedades.

El cuartel tiene una casucha pequeña, y al lado del retrete, dos soldados que están asignados al mismo, cocinan algunos víveres que les dan agricultores que pernoctan la zona.

Uno de los guardias contó que tiene más de un mes jugando un palé de 10 pesos con la ilusa esperanza de que de resultar agraciado con 10 mil pesos, llevar algo a su familia en Navidad, porque está necesitada. También refirió que ellos quieren que los trasladen a otro cuartel de la zona.

Tráfico de mujeres y niños
“Es un problema grave que tenemos con ese tráfico de niños, niñas y embarazadas. A las mujeres no podemos repatriarlas, aún teniendo pocos días de llegar al país para alumbrar en hospitales dominicanos”, dijo una fuente migratoria de entero crédito en la zona Norte.

A este respecto, comunicó que las autoridades tienen muchas limitaciones en el proceso de repatriación porque no pueden repatriar a los niños, adolescentes y a las embarazadas que emigran a este país con la ayuda de  traficantes de personas.

Subrayó que esos inmigrantes no pueden ser devueltos, porque por su vulnerabilidad, activistas apostados en la frontera, se oponen.

Subrayó que cuando hacen operativos en Santiago y otras provincias del Cibao, no pueden arrestar a las haitianas embarazadas, aún siendo indocumentadas.

(+)
LA GOBERNADORA DE DAJABÓN REACCIONA

La gobernadora de Dajabón, Ramona Rodríguez, en declaraciones al Listín Diario, significó que está investigando el caso, al manifestar que en este país existe una legislación que establece la nacionalidad de los hijos de extranjeros ilegales nacidos en República Dominicana.

La representante del Poder Ejecutivo aclaró que hay que buscar una solución de inmediato a esa situación, porque ninguna persona que entre a este país de manera irregular, puede pensar que tiene los mismos derechos que los nativos.

De otro lado, advirtió que en lo que corresponde a Dajabón, siempre se ven muchas niñas y niños traficados desde Haití, pero que el padre Mario Moreno Serrano Marte, coordinador de Solidaridad Fronteriza en Dajabón, se encargó de buscarles refugios y que la situación ha cambiado.

La representante del Poder Ejecutivo en Dajabón, al comentar el caso de las mujeres embarazadas, muchas de ellas niñas, aclaró que sin importar que sean dominicanas y haitianas, la Ley 94-97, las ampara. ”Y no se puede permitir que la violencia las ataque a ellas”.

“Pero no son tanto las niñas haitianas que vienen a dar a luz aquí, usted sabe cómo es Haití, allá no están protegidas como aquí y eso significa que el niño y la niña no sufran”, declaró al Listín Diario, la gobernadora.

De otra parte proclamó que cuando esas mujeres y niñas que paren en hospitales dominicanos, se les garantiza que no haya violencia en su contra.

Sin embargo, la funcionaria refirió que ahora están llegando menos niñas que antes, porque se está realizando un trabajo en coordinación con Solidaridad Fronteriza y Solidarité Fountuaye de Ounaminthe (Haití), que las ha rescatado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *